Compartir

¿Qué pasa si no tienes seguro de muertos?

 
Por iDecesos. 18 marzo 2020
¿Qué pasa si no tienes seguro de muertos?

Ponerse a hablar de la muerte, no nos suele resultar muy agradable. No obstante, es importante tratar el tema con calma y honestidad junto a familiares y seres queridos. ¿Te has imaginado alguna vez que pasaría con tu familia si fallecieras? ¿Quién asumiría todos los gastos? El fallecimiento de cualquier persona conlleva tanto trámites como costes que deben asumirse en el mismo momento en el que sucede la pérdida, lo cual requiere una concentración y unos movimientos que, con toda probabilidad, son lo que menos nos apetece realizar en tan duro momento. Por ello, es muy importante contar con un seguro de muertos o decesos, que te permitirá agilizar todo este papeleo. A continuación, en unCOMO, te explicamos qué es un seguro de muertos, cómo utilizar un comparador de seguros de decesos y qué pasa si no tienes seguro de muertos.

También te puede interesar: ¿Qué cubre el seguro de decesos?

Qué es un seguro de muertos o decesos

El seguro de muertos o decesos es un de los seguros más importantes, dado que se trata de una póliza que permite que, en caso de fallecimiento, tus familiares o amigos no corran con los gastos de tu defunción. No obstante, la mayoría de las aseguradoras no permiten formalizar este seguro a partir de los 60 años, sino que puede hacerse desde cualquier momento previa a esa edad y dicho seguro se renovará automáticamente año tras año.

Por lo general, los gastos de un fallecimiento oscilan entre los 3.000€ y los 4.000€, por lo que es muy recomendable contar con un seguro de decesos que te permita hacer frente a estas cantidades llegado el momento y, además, no poner en compromiso a tus seres queridos, quienes deberían abonar tal importe.

Las condiciones que entran dentro de dicho seguro, pueden variar dependiendo de la aseguradora así como de la cuota mensual que pagues. Puedes comprobar tanto las coberturas como el importe del seguro utilizando un comparador de seguros de muertos. Por lo general, las coberturas más frecuentes de decesos son:

  • Gastos funerarios, entre los que pueden incluirse el ataúd, las esquelas, lápidas, nichos, sepulturas, servicios religiosos…
  • Trámites administrativos, es decir, papeleo de carácter legal como el certificado de defunción, las últimas voluntades testamentarias o la cotización, entre otras formalidades.
  • Traslados. Se refiere al coche fúnebre y los acompañantes. Los precios pueden diferir según la localización, si se trata de un núcleo urbano o rural o, incluso, dependiendo de la parte del país en la que se encuentre el difunto.
  • Repatriación, en caso de que el fallecido viva en el extranjero o la defunción ocurra durante un viaje internacional. El seguro de decesos contempla con antelación este coste, que suele ser muy elevado.
  • Incineración.
  • Asistencia de gestoría, para gestionar aquellos documentos relacionados con derechos y responsabilidades relacionados con una defunción, como por ejemplo las pensiones de viudedad u orfandad, las herencias o los cambios de titularidad, entre otros.
  • Servicio de asistencia telefónica, de viaje o pedagógica en el hogar.

Cualquier servicio y/o cobertura deberá estar detallada en el contrato del seguro de decesos. Dependiendo del precio del seguro, se podrán incluir más o menos coberturas. Para encontrar el mejor seguro de decesos adaptado a tus necesidades y expectativas, no dudes en utilizar un comparador de seguros de muertos.

¿Qué pasa si no tienes seguro de muertos? - la respuesta

Tener un seguro de decesos es la garantía de que los familiares tendrán derechos a reclamar servicios por la cuantía o el valor asegurado cuando el titular fallezca. Asimismo, todo el sobrante que no se haya invertido, podrá ser exigido por los herederos. Pero, ¿qué pasa si no tienes seguro de muertos?

Hay personas que no caen en la cuenta de la importancia de un seguro de decesos que, como hemos destacado con anterioridad, cuenta con numerosas coberturas en caso de fallecimiento: desde los gastos del funeral, hasta los trámites administrativos, los traslados o la repatriación, entre otros. No contar con este tipo de seguros en caso de defunción, puede suponer un coste total de aproximadamente unos 3.500€ que deberá ser asumido por familiares o allegados. No tener un seguro de muertos o decesos supone que los herederos tendrán la obligación legal de hacer frente a todos los gastos: féretro, tanatorio, nicho, lápida, esquelas, trámites burocráticos… En este sentido, existen muchas familias que no cuentan con los medios necesarios para hacerse cargo de todos estos gastos, por lo que el seguro de muertos es una garantía para evitar situaciones complicadas, pues en tan solo una llamada los profesionales se encargarán de todas las gestiones necesarias.

Cualquier fallecimiento de un ser querido es un momento muy duro, por lo que tener un seguro de decesos permitirá a familiares y allegados centrarse en su duelo y en dar el último adiós al fallecido, sin tener que estar pendientes de todos los trámites administrativos que deben realizarse en el mismo momento y que requieren de cabeza fría y centrada. Los seguros de decesos, como muchas otras pólizas, cuentan con distintas condiciones y, cuanto más joven lo contrates, más garantías tendrás y más coberturas podrás añadir. Contratar un seguro de muertos dará garantías y tranquilidad a tus familiares.

¿Qué pasa si no tienes seguro de muertos? - ¿Qué pasa si no tienes seguro de muertos? - la respuesta

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Qué pasa si no tienes seguro de muertos?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Finanzas Personales.

Escribir comentario sobre ¿Qué pasa si no tienes seguro de muertos?

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Qué pasa si no tienes seguro de muertos?
1 de 2
¿Qué pasa si no tienes seguro de muertos?

Volver arriba