Compartir
Compartir en:

Cómo se clasifican los activos

Cómo se clasifican los activos

Todas las empresas están formadas por un conjunto de elementos entre los cuales se incluyen los edificios, el material, el dinero en efectivo o la maquinaria. Todos estos elementos se deben tener en cuenta a la hora de llevar la contabilidad con tal de tener una buena fotografía de como está la empresa a nivel económico, para hacerlo se separan los elementos entre activos, pasivos y patrimonio neto.

No obstante, para aquel que no se ha dedicado o no ha estudiado sobre el tema, a veces resulta difícil llevar bien la contabilidad por no tener claros los conceptos técnicos. Teniendo en cuenta que es algo vital e imprescindible para mantener una empresa en el rumbo correcto, en unComo.com te explicamos como se clasifican los activos para que no te quede ninguna duda.

También te puede interesar: Cómo se clasifican los pasivos

¿Qué es el activo de una empresa?

El activo de una empresa son todos esos bienes o derechos, controlados o propiedad de la empresa, con los que puede realizar su actividad. Como ejemplos de activos encontramos el dinero en efectivo, las patentes o los coches de una empresa. Hay una serie de requisitos que establecen las normas internacionales de contabilidad que marcan los criterios que debe cumplir un elemento para ser considerado activo:

  • Ha de ser controlado por la empresa, no es necesario que sea de su propiedad, lo que es imprescindible es que esté bajo su control. Para entender la diferencia entre control y propiedad podemos pensar en las autopistas, éstas son propiedad del Estado, sin embargo, las gestionan y explotan empresas privadas. A pesar de no ser de su propiedad estas empresas podrían considerar la explotación de las autopistas como un activo.
  • Debe producir beneficios futuros, pues el objetivo con el cual se adquiere un activo no es otro que conseguir beneficios a partir de la actividad propia de la empresa.
  • Un criterio imprescindible para considerar cualquier elemento como activo es que debe estar valorado con fiabilidad, de otra forma, cualquier cálculo que se extrajera a partir de su valor sería erróneo y invalidaría la contabilización del valor de la empresa.

Una vez tenemos claro lo que es ya podemos ir al siguiente paso y averiguar cómo se clasifican los activos de una empresa.

Activos corrientes

Lo primero que hay que saber para proceder a la clasificación de los activos es que éstos se dividen en dos grupos, los activos corrientes y los activos fijos. A continuación veremos las características y tipos de activos corrientes.

Los activos corrientes o circulantes son todos aquellos activos líquidos de la organización o que lo serán en el plazo de un año. Es decir, todos aquellos elementos que o ya son efectivo o se venderán y serán efectivo en el plazo de los siguientes 12 meses. Dentro de esta división hay varios subgrupos:

Disponible o efectivo

Es todo el dinero que la empresa tiene disponible ya sea en efectivo en caja o en cuentas bancarias. Aunque la mayor parte del dinero disponible se encuentre depositado en bancos dada la mayor seguridad que otorga, hay diferentes tipos de empresas, como las tiendas físicas, que requieren de efectivo en caja para poder vender los productos.

Inversiones temporales

Son todas aquellas inversiones que realiza la entidad con el propósitos de obtener algún beneficio en un periodo de tiempo corto que jamás puede superar los 12 meses. Muchas veces, este tipo de operaciones se realizan con la voluntad de dar un rendimiento económico a un excedente de liquidez.

Inventario

En el caso de las empresas comerciales el inventario corresponde a todos los bienes que la empresa tiene intención de vender, en las empresas de producción hay otro tipo de inventarios, como el de materia prima, el de producto en tránsito o el de producto en fabricación. Si quieres más información visita nuestro artículo sobre cómo hacer el inventario de una tienda.

Deudores

Esta categoría representa a todo el dinero que la empresa ha prestado o adeudado a gente o instituciones ajenas a la empresa y que, por lo tanto, espera recuperar en un plazo corto de tiempo. Es todo el dinero que se le debe a la empresa.

Pagos por anticipado

Se refieren a todos esos servicios por los cuales la empresa ya ha hecho un desembolso pero que aún no ha disfrutado. Un ejemplo podría ser el de un seguro cuya cuota ha sido pagada, pero del que no se han disfrutado sus ventajas.

Bienes para la venta

Representa a todos aquellos activos que la empresa decide poner a la venta; una maquinaria concreta, un edificio o un automóvil, pero cabe remarcar remarcar que, para poder ser incluido en este grupo, la venta debe ser altamente probable y darse en un plazo inferior a 12 meses.

Activos no corrientes

Los activos fijos o no corrientes incluyen todos aquellos activos que están destinados a servir de forma duradera en las actividades de la empresa, es decir, por un período superior a un año. Tienen que ver con decisiones a largo plazo tomadas con la voluntad de que se transformen en liquidez.

Tangibles no depreciables

Son todos los bienes físicos que utiliza la empresa, que se pueden tocar, pero que con su uso no pierden valor. El clásico ejemplo de un bien tangible no depreciable es el de un terreno, que nunca pierde valor por mucho que se utilice.

Tangibles depreciables

También son bienes físicos, pero a diferencia de los anteriores estos si que pierden valor por su uso. En este grupo se enmarcan la mayoría de los bienes tangibles, como los edificios, los coches o la maquinaria.

Tangibles agotables

Algunas empresas utilizan recursos naturales en su actividad económica, ya sean bosques para sacar madera, o petróleo. Estos recursos naturales que pertenecen a la empresa y que son explotados con carácter permanente son bienes tangibles agotables, dado que por su propia naturaleza se acaban.

Intangibles no amortizables

Los activos intangibles son todos esos activos que no tienen un carácter físico, que no se pueden tocar. Entre estos los hay de no amortizables, es decir, que no pierden valor con el paso del tiempo. Un ejemplo de estos activos intangibles es el valor que puede tener una marca comercial, las ventas y prestigio que van asociadas al solo nombre de, por ejemplo, Apple o CocaCola, o el conocimiento específico que tiene la empresa sobre su especialidad o área de negocio.

Intangibles amortizables

Como en el caso anterior son esos bienes que no se pueden palpar ni tocar, con la diferencia de que estos sí que pierden valor con el paso del tiempo. El clásico ejemplo de este grupo son las patentes, mediante las cuales a una empresa se le da el derecho único a la explotación de un producto, pero por un tiempo determinado. En los siguientes artículos te ofrecemos más información acerca de cómo patentar una idea y cómo patentar un producto.

Las inversiones permanentes

En este grupo encontramos todos esos activos que tienen un carácter permanente y que generan unos rendimientos económicos a la empresa, no obstante, a diferencia del resto de clasificaciones de activos estas inversiones no forman parte de la actividad principal de la empresa. Un ejemplo de esta clase de activos son las acciones pertenecientes a una empresa que forma parte de un conglomerado económico que tiene otra empresa del mismo conglomerado.

Otros activos

En este grupo se encuentran activos que generalmente son improductivos o que se recuperaran en un plazo de tiempo muy largo. Como ejemplos de esto encontramos los prestamos otorgados a empleados o socios, activos que no son utilizados para la producción o ahorros reservados para un fin en el futuro, por lo que pierden la condición de liquidez.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo se clasifican los activos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Economía y negocios.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo se clasifican los activos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Descubre vídeos interesantes
Órdenes de adiestramiento de perros
Barbie en español - juguetes y aventuras
Manualidades para mascotas
Manualidades caseras fáciles de hacer - DIY
Cómo se clasifican los activos
1 de 5
Cómo se clasifican los activos