Compartir
Compartir en:

Cómo funciona un contrato mercantil

Paso a paso
Valoración: 5 (1 voto)
1 vez compartido
 
Cómo funciona un contrato mercantil

En los últimos años, cada vez son más las empresas que lanzan ofertas laborales pero ofreciendo un contrato mercantil, es decir, un contrato en el que la persona contratada no formará parte directa de la empresa sino que estará contratado como autónomo. Es importante que, antes de firmar un contrato de este tipo, sepas en qué consiste y cómo afectará a tu relación con Hacienda y con la Seguridad Social. En este artículo de unComo vamos a contarte cómo funciona un contrato mercantil para despejarte todas las dudas que puedan surgirte al respecto.

También te puede interesar: Cómo funciona un contrato fijo discontinuo
Instrucciones:
1

La crisis ha provocado que muchas empresas vieran su situación económica en un estado precario. Esto ha hecho que para poder cubrir las necesidades empresariales, tuvieran que contratar a profesionales pero no mediante un contrato laboral sino que se han servido del contrato mercantil, un tipo de acuerdo entre dos empresas, dos autónomos o una empresa y un autónomo en el que queda reflejada la relación laboral que habrá entre ambos indicando puntos como el salario, la jornada laboral, los deberes y derechos de cada una de las partes, etcétera.

Así, lo primero que tienes que saber es que en un contrato mercantil NO formarás parte de la plantilla de la empresa, es decir, ellos no pagarán tu Seguridad Social ni te contratarán a ojos de Hacienda sino que serás tú quién tendrás que darte de alta como autónomo para poder trabajar dentro del marco legal.

2

Así pues, cuando hablamos de este tipo de contrato nos referimos a que una empresa contrata de forma externa los servicios de un profesional o de otra empresa sin que entre ellos surja ningún otro tipo de obligación. Habitualmente, este tipo de trabajo se suele ofrecer a comerciales que son autónomos, a profesionales expertos en alguna materia, etcétera.

Así que dependiendo del tipo de trabajo que te estén ofreciendo, puede que no te interese este tipo de contrato pues no estarás cubierto por la Seguridad Social y tendrás que acarrear con todos los gastos que tienen los autónomos (el pago de la cuota de autónomos, el IVA, el IRPF, etcétera).

3

Por lo tanto, para saber cómo funciona un contrato mercantil lo primero que debes tener en cuenta es que, antes de firmarlo, tendrás que ir a la Tesorería para darte de alta como autónomo; si no lo haces, estarás firmando un documento ilegal y, aún peor, estarás trabajando en negro y Hacienda puede ponerte una multa de gran cuantía. Así que ¡no te la juegues!

Estos contratos suelen firmarse entre dos partes que están en el mismo nivel: una está buscando un servicio y la otra lo ofrece de forma legal (como autónomo). Si los dos se ponen de acuerdo, entonces se procede a la redacción de dicho contrato que deberá ser firmado por ambas partes y que deberá incluir aspectos básicos del acuerdo como, por ejemplo, el salario, la jornada laboral, el derecho (o no) a días de vacaciones pagados y demás aspectos que se negocien.

4

Así pues, es importante que sepas que si firmas un contrato de estas características no tendrás los mismos derechos que un trabajador por cuenta ajena. Para que lo entiendas mejor, a continuación vamos a descubrirte las principales diferencias entre un contrato laboral y un contrato mercantil:

  • El laboral paga a sus empleados mediante una nómina en la que se le descuentan las cotizaciones a la Seguridad Social; en el caso del mercantil será él quién tendrá que emitir una factura a la empresa que le ha contratado descontando el IRPF e incluyendo el IVA.
  • El contrato laboral incluye una serie de derechos del trabajador como, por ejemplo, las vacaciones pagadas, la baja médica, las excedencias, etcétera; en el caso del mercantil, no se incluyen estos derechos a no ser que se llegue a algún acuerdo con la empresa contratante.
  • Otra diferencia importante es sobre la prestación de desempleo ya que el trabajador laboral sí que tiene derecho a esta retribución en caso de que se quede sin trabajo pero, sin embargo, el mercantil (al igual que los autónomos) no tienen derecho a esta prestación.

Pero, además de todos estos factores que podrían parecer inconvenientes, lo cierto es que ser autónomo tiene algunas grandes ventajas como, por ejemplo, ser tú tu propio jefe, poder organizarte tu propio trabajo, no tener que fichar en una empresa, etcétera. En este artículo te descubrimos las ventajas de ser autónomo.

5

Además de esto, debes saber que existen diferentes tipos de contrato mercantiles que se ajustan a cada situación y que contienen unas características concretas. A continuación te descubrimos los más usados:

  • De cambio: este tipo de contrato suele firmarse en el caso de que se realice un intercambio de un bien por otro como, por ejemplo, en el caso de una compra-venta de un vehículo, el contrato de obra, etcétera.
  • De colaboración: es cuando una entidad contrata a alguien para que realice una tarea concreta y de forma puntual como, por ejemplo, puede ser el caso de un escritor con su editor, una agencia con su representante, etcétera.
  • De préstamo y crédito: especialmente está gestionado por entidades bancarias y se suelen firmar cuando se hace una prestación económica a un particular o empresa y que la relación comercial se basa en el pago de intereses.

En este artículo de unComo te descubrimos los tipos de contrato de trabajo en España que existen actualmente para que te familiarices con ellos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo funciona un contrato mercantil, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Empleo.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo funciona un contrato mercantil

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo funciona un contrato mercantil
1 de 6
Cómo funciona un contrato mercantil