Compartir
Compartir en:

Cómo escoger un buen eslogan

Paso a paso
Valoración: 5 (6 votos)
5 veces compartido
 
Cómo escoger un buen eslogan

Persuasivo, atractivo, convincente y que llame mucho la atención, así debe ser un buen eslogan. Aunque ya tengas la marca de tu empresa, no puedes dejar un lado el hecho de asociarla a una frase que resuma tus valores, tus atributos y tu servicio de una manera sencilla y que siempre se quede en la mente del consumidor. Solo así conseguirás que se asocie a tu empresa, a tu producto y a tu servicio. Si quieres reforzar la función y la imagen de tu marca, sigue leyendo este artículo de unComo.com. En esta ocasión, te damos las claves que te ayudarán a saber cómo escoger un buen eslogan. No dejes al azar este elemento, que será un elemento publicitario más. ¡Toma nota!

También te puede interesar: Cómo escoger el logo de mi empresa
Instrucciones:
1

Antes de empezar a pensar en tu eslogan debes saber de qué se trata. En su origen etimológico, la palabra "eslogan" procede de dos palabras gaélicas ("sluagh" "ghairm"), lo que significa "multitud" y "grito". Es por ello, que se entiende la palabra eslogan como un grito de guerra, una emoción que te lleva al acción, al movimiento. Es por ello, que el eslogan empresarial debe ser una síntesis de la intención de la empresa, la cual provoque algo en el consumidor. El eslogan debe ser el grito de guerra de la marca.

2

Para crear un buen eslogan, este debe ser sencillo y fácilmente memorizable. Lo mejor es que se pueda introducir en cualquier conversación de ámbito cotidiano, hacerlo parte de la vida de la gente, pues de este modo habrás conseguido asociar tu marca a ese grito de guerra.

Procura que el eslogan empiece con un imperativo, es decir, con una orden que dé dinamismo y movimiento a la frase. La intención es que, además de asociarlo a la empresa y marca, incite a la acción del consumidor.

3

Por otro lado, el eslogan debe girar sobre la empresa, sus valores y sus productos. Esto ya no es importante solo a nivel de identificación, sino también de posicionamiento y conocimiento de la empresa. Sobre todo, esta es una opción importante si el nombre de la marca no habla por si solo y no se conoce el servicio y/o producto que se ofrece. Entonces, el eslogan gana importancia respecto al nombre de la empresa.

4

Si es posible, el eslogan debe ser de entre tres y cinco palabras. Como ya hemos comentado anteriormente, al tratarse de algo sencillo y memorizable debe resumirlo todo en una frase corta. Asimismo, debe ser fácil de pronunciar por todo el colectivo de consumidores. Así que si consideras que en ciertas zonas del país no pronuncian bien un sonido, es mejor que evites repetirlo en el eslogan. En definitiva, pocas palabras con pocas sílabas fáciles de recordar y pronunciar es la apuesta segura para conseguir un buen eslogan.

5

Si quieres que el eslogan, además de memorizable y pronunciable, sea comprensible debes usar palabras concretas y dejar a un lado las abstracciones. Las ideas concretas calarán más en el público, sin dejar mucho lugar a su capacidad imaginativa. Recuerda que el eslogan es un método más de venta y persuasión, así que debe ser entendible.

6

Creatividad ante todo. Evita refranes tradicionales, así como proverbios o metáforas simples. Debes ser original, puesto que si utilizas frases ya conocidas o usadas puede que no llegues al objetivo principal: que el consumidor asocie dicho eslogan a tu empresa o marca. Evita todo aquello que ya está muy trillado y utilizado, y busca dentro de tu capacidad imaginativa y creativa, aquel eslogan que te defina de manera original.

7

Lluvia de ideas. Para poner en marcha la creación del eslogan, debes hacer un brainstorming donde pongas en común las ideas principales que debe contener ese eslogan. ¡Vale todo! La imaginación y la creatividad serán tus mejores aliados para esta tarea. Es importante que lo anotes todo, por más inútil que te parezca, pues de un gran párrafo o de múltiples ideas puede surgir el mejor eslogan.

8

Para hacerlo más original, puedes recurrir al doble sentido o al juego de palabras. Recuerda que debe ser original y calar profundamente en el consumidor. Cuanto más impactante sea, mejor. Pero eso sí, el eslogan debe resaltar los puntos fuertes y positivos del producto, así como la filosofía de la empresa de manera sincera y sin crear falsas expectativas.

9

Saca una sonrisa al consumidor mediante tu eslogan. Cuanto más entres en la mente del consumidor y más reacciones - generalmente positivas - consigas de él, mejores resultados te dará el eslogan. Recuerda las premisas básicas: persuasión, creatividad, sencillez e impacto. Llega al corazón y a la mente del consumidor en pocas palabras. ¡Pruébalo!

10

Si este artículo te ha resultado útil, quizás también te interese leer Cómo elegir el nombre de mi empresa y Cómo escoger el logo de mi empresa.

11

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo escoger un buen eslogan, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Economía y negocios.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo escoger un buen eslogan

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo escoger un buen eslogan
1 de 5
Cómo escoger un buen eslogan