Compartir

Cómo clasificar los gastos en una empresa

Por Alberto Fabra . Actualizado: 14 febrero 2018
Cómo clasificar los gastos en una empresa

Aunque todos pretendemos que los gastos sean los menores posibles para aumentar la rentabilidad y los beneficios de la empresa, es indiscutible que forman una parte esencial de la vida de la empresa, ya que son necesarios. Debido a la diversidad de partidas de gastos que tiene una empresa, es conveniente tenerlos los más organizados posibles, por ello en este artículo de UnComo.com te explicaremos cómo clasificar los gastos en una empresa.

Fuente fotografía: blog.openges.es

Según se atribuyan al producto

La primera clasificación la haremos en función de si el gasto es directa o indirectamente atribuible al producto o servicio que desarrolla y ofrece la empresa. Por lo tanto, tenemos:

  • Gastos directos: son inmediatamente atribuibles a un determinado producto, por lo que se conoce la proporción y cuantía que corresponde a cada producto o lote de productos. Puede ser por ejemplo, el coste de la materia prima para elaborarlo o la comisión que se lleva un comercial por su venta.
  • Gastos indirectos: tienen dificultades para medir cuanta cantidad de dicho gasto pertenece a cada producto. Suelen ser gastos generales atribuibles a la propia actividad empresarial, como gastos de suministros o salarios de determinados departamentos.

Según el volumen de negocio

Estos gastos se clasifican según el volumen de negocio que maneje la empresa, es la medida más habitual. Podemos distinguir entre las siguientes posibilidades:

  • Costes fijos: son aquellos costes que no dependen de la cantidad de producción o servicios que venda la empresa, ya que son siempre iguales, independientemente de que se produzca mucho o poco. Como ejemplos serían el coste de pagar el alquiler de una nave o de los salarios de los empleados fijos.
  • Costes variables: estos dependen de la cantidad de producción y el volumen de ventas de la empresa. Por ejemplo, sería un coste variable la materia prima que se necesita para producir un producto, ya que a más producción, mayor cantidad de la misma necesitamos.
  • Costes semifijos: su característica principal es que son fijos para un determinado volumen de negocio, pero van variando a medida que se pasa de un rango a otro. Por ejemplo, de 1 a 100 unidades es la misma cantidad, pero al llegar a 101 varía y se mantiene hasta llegar a 250. Un ejemplo sería la necesidad de contratar empleados para producciones eventuales que necesiten una mayor cantidad de estos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo clasificar los gastos en una empresa, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Economía y negocios.

Escribir comentario sobre Cómo clasificar los gastos en una empresa

¿Qué te ha parecido el artículo?
2 comentarios
benedicto tapia mendoza
nesecito un cuadro de clasificación de gastos para empresa de tranbsportes

graciliana chiari
excelente , me gusto me dió un nuevo conocimiento de mi pequeña empresa de molas gunas

Cómo clasificar los gastos en una empresa
Cómo clasificar los gastos en una empresa

Volver arriba