Compartir

Cómo adaptarme a mi nuevo trabajo

Por Àngels . Actualizado: 16 enero 2017
Cómo adaptarme a mi nuevo trabajo

¿Te has cambiado de empresa? ¿Estás a punto de iniciarte con el primer empleo? Sea cual sea tu situación laboral, adaptarte a un nuevo trabajo siempre es una tarea que causa cierto respeto. Tanto si vienes de compañías distintas como si acabas de terminar tu formación, será indispensable que sigas algunas recomendaciones básicas y de sentido común para así saber cómo adaptarte a tu nuevo trabajo. ¡Buena suerte!

También te puede interesar: Cómo entrenar a un nuevo empleado
Pasos a seguir:
1

En primer lugar, es importante destacar que es normal que el primer día de un nuevo trabajo te genere nervios e inquietud, y es que la novedad siempre despierta esta sensación pero que no debemos convertir en algo negativo. Así pues, se trata de controlar nuestros nervios en todo momento y mostrar una actitud receptiva para impregnarnos de la filosofía y valores de la nueva compañía u organización.

Cómo adaptarme a mi nuevo trabajo - Paso 1
2

Así mismo, será fundamental que el primer día te asegures de causar buena impresión a los que serán tus nuevos compañeros de trabajo y supervisores. Por un lado, antes de empezar en el nuevo empleo deberás consultar si existe algún código de vestimenta para así poder adaptarte a ello. En caso de que no haya establecida ninguna norma escrita, procura vestirte con prendas adecuadas, por ejemplo: no será apropiado presentarse con chancletas y pantalón corto por más que sea verano y haga calor, a excepción de que trabajes en un chiringuito de playa.

Por el otro lado, la impresión que causamos no solo es una cuestión estética, sino que también deberás mostrarte empático y evidenciar que tienes ganas de aprender y crecer en tu nuevo puesto de trabajo. Aunque pueda sonar obvio, no olvides nunca la educación y los modales: decir buenos días al llegar por la mañana, pedir las cosas 'por favor', dar las gracias o llamar a la puerta antes de entrar son cosas evidentes pero que en ocasiones se olvidan.

3

Recuerda también que todo proceso de adaptación implica cierto tiempo y requerirá de tu paciencia y la de tus nuevos compañeros. Así pues, empieza observando cómo funciona todo y qué rol ejerce cada personal. Al mismo tiempo, será importante que te informes acerca de todo tipo de aspectos que tomarán partido en tu trabajo:

  • Horarios: entrada y salida, descansos, comidas, etc.
  • Acerca del lugar de trabajo: dónde están los baños, la impresora, si hay áreas comunes como cocina...
  • Logísticos: por ejemplo, a quién consultar en caso de problemas técnicos.
Cómo adaptarme a mi nuevo trabajo - Paso 3
4

En muchas ocasiones, empezar en un nuevo trabajo supone también dejar atrás viejas rutinas, hábitos y formas de trabajar; no deberás quedarte anclado en lo que hacías, sino que tendrás que encontrar la manera de adaptarte a lo que rige en la nueva empresa. Por ejemplo, si lo crees necesario, puedes solicitar o buscar por tu cuenta algún curso de formación o reciclaje para habituarte a nuevos programas informáticos u otras herramientas que no hayas usado hasta el momento.

5

Evidentemente, para conseguir adaptarte a tu nuevo trabajo será imprescindible que te relaciones con los que ahora son tus compañeros/as de trabajo, personas con quien pasarás una parte importante del día. Preséntate a quienes no conozcas todavía y ofrécete voluntario para colaborar en lo que sea necesario; la hora del café o durante las comidas será el momento ideal para profundizar y entablar conversación con el resto de personal de la compañía. No se trata de que el primer día que vayas a trabajar trates a todo el mundo como si les conocieras de toda la vida; no extremes las confianzas, sino que el objetivo será socializarte e ir conociendo poco a poco a tus compañeros.

Cómo adaptarme a mi nuevo trabajo - Paso 5
6

Además de preguntar todo aquello que no sepas, pide también que los demás te corrijan o te expliquen las mejores fórmulas para hacer las tareas con el objetivo de mejorar día a día y adaptarte más rápidamente. Si tienes un coordinador o supervisor directo, puedes solicitar alguna reunión periódica para evaluar así tus progresos y buscar puntos de mejora. La retroalimentación es una herramienta muy útil y en todo momento deberás tener en cuenta que no se trata de críticas negativas contra tu persona, sino de una gran forma de mejorar día a día.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo adaptarme a mi nuevo trabajo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Empleo.

Escribir comentario sobre Cómo adaptarme a mi nuevo trabajo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo adaptarme a mi nuevo trabajo
1 de 4
Cómo adaptarme a mi nuevo trabajo

Volver arriba