Cómo usar el cuerpo y la voz para una presentación


Cómo usar el cuerpo y la voz para una presentación
Aunque no existen tampoco unas pautas aplicables a todo el mundo y a todo tipo de presentación, debes tener en cuenta una serie de consejos para usar tu cuerpo y tu voz. De esta manera, tu presentación será mucho más clara y resultarás mucho más convincente utilizando los gestos apropiados. Te los presentamos a continuación para facilitarte el trabajo.
Instrucciones
  1. El punto básico de todo conferenciante para usar su voz en una presentación es estar convencido plenamente de lo que se va a decir; así, se verá reflejado en tu voz que no será temblorosa. Las personas podrán ver fácilmente tu personalidad y mientras más natural más poder de convencimiento tendrás.
  2. La voz debe ser clara y fuerte, uno de los errores más comunes es que las personas no pronuncien completamente las palabras o hablen muy rápido. Recuerda que la finalidad de toda presentación es comunicar un mensaje. Estos errores tienes que ir corrigiéndolos poco a poco. No olvides respirar y tratar de mantenerte tranquilo durante la presentación.
  3. Puedes practicar con el texto de tu presentación para ir mejorando y, si te sirve, trata de hablar como si le estuvieras hablando a una persona que tuviera que leer tus labios. Otra buena manera de mejorar es colocarse un lápiz en la boca; te ayudará a vocalizar mejor.
  4. Otro error es mantener un tono uniforme durante toda la presentación, puedes ir variándolo y darle diferente entonación a lo que dices. Recuerda que los signos de puntuación fueron inventados para que lo escrito pueda ser trasladado a como las personas hablan y, en ocasiones, es bueno hacer pequeñas pausas para remarcar lo que se va a decir.
  5. Tus gestos corporales también hablarán de ti durante tu presentación. Trata de no temerle a la audiencia y mantente bien recto, con una buena postura pero que no se te vea rígido. Lo mejor es buscar una postura natural y usar ademanes que expresen apertura.
  6. No introduzcas tus manos en los bolsillos o le des la espalda al público. Tu lenguaje corporal debe expresar cosas positivas y verse natural y nunca golpees el atril o la mesa. Si tienes un atril, puedes soltar los nervios agarrándolo. También deberías evitar tener los puños cerrados, una buena manera para evitar los nervios es sostener un bolígrafo o puntero.
  7. Si deseas leer más artículos parecidos a cómo usar el cuerpo y la voz para una presentación, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Comunicación Empresarial.
Consejos
  • La preparación es la mejor forma de no ponerse nervioso.
  • Si tú no crees en lo que dices, los demás tampoco lo harán.

Comenta, opina, pregunta sobre cómo usar el cuerpo y la voz para una presentación:


                
Vídeos destacados
Ideas de comida para Halloween Manualidades para Halloween Muñecos de plastilina Decorar pasteles con fondant