Cómo elegir una cuenta corriente


Cómo elegir una cuenta corriente
En este artículo te presentamos una serie de elementos que deberás tener en cuenta para elegir una cuenta corriente. Las cuentas corrientes son aquellas cuentas bancarias que permiten hacer la operativa necesaria para el día a día, por lo que deberás elegirla teniendo en cuenta tus necesidades. Básicamente existen dos tipos de cuentas corrientes: las que se dirigen a jóvenes y no se cobran comisiones (o son muy bajas); y las cuentas nómina donde el requisito fundamental es la domicialización de la nómina.
Instrucciones
  1. Las buenas cuentas corrientes no suelen tener comisiones. Sin embargo, muchas entidades aplican comisiones de mantenimiento o por ciertas operaciones que se realicen. En cualquier caso, antes de abrir una cuenta corriente será necesario conocer las comisiones que se van a aplicar y si existe alguna posibilidad de que sean retiradas. De esta manera, podrás comparar antes de decidirte por una entidad bancaria y abrir la cuenta, ya que algunos bancos no aplican comisiones de mantenimiento, por ejemplo.
  2. Actualmente muchas cuentas corrientes ofrecen rentabilidad. Antes de decidirse por una cuenta o por otra, sería necesario estar informado sobre si el TAE se aplica a un periodo determinado. Muchas veces, lo que parece una rentabilidad mayor es tan sólo durante un tiempo pequeño.
  3. Otro elemento en el que fijarse antes de elegir una cuenta corriente es la devolución de recibos. Se trata de devolverte un porcentaje de tus principales recibos hasta una cantidad determinada (por ejemplo, un 2% de tus principales recibos hasta 20 euros). Si lo calculas con esmero, este elemento te puede salir más a cuenta que una elevada rentabilidad; pero siempre es conveniente hacer números.
  4. Otro de los aspectos a considerar para llevar a cabo la elección es el anticipo de nómina. Algunas cuentas corrientes ofrecen la posibilidad de anticipar tu nómina si así lo necesitas un número determinado de veces. De esta manera, podrías hacer frente a impagos en su caso y evitar comisiones del tipo descubierto, por ejemplo.
  5. Antes de escoger tu cuenta corriente debes informarte sobre las posibles tarjetas. Tanto si son de crédito como de débito debes preguntar su coste y el tipo de interés asociado en su caso.
  6. Piensa en tus necesidades y tu forma habitual para efectuar las operaciones bancarias. Puedes ahorrarte un buen dinero, por ejemplo, con una cuenta corriente que opere exclusivamente por Internet. Recuerda que según tus necesidades, estas operaciones puedes efectuarlas por teléfono, en la oficina y/o por Internet.
  7. Finalmente, se trata de un gran reclamo. Cada vez más usuarios abren sus cuentas corrientes por las promociones y regalos que ofrecen las entidades. Muchos bancos lanzan atractivas promociones o regalan productos a la hora de vender sus cuentas corrientes. Siempre habrá que tener en cuenta el compromiso de permanencia que supone y si nos van a aplicar algún tipo de comisión con el paso del tiempo.
  8. Si deseas leer más artículos parecidos a cómo elegir una cuenta corriente, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Los bancos.

Comenta, opina, pregunta sobre cómo elegir una cuenta corriente:


                
Vídeos destacados
La pulsación musical Técnicas de depilación Jugos naturales Consejos de hípica